Murcia como chiste per se

Hay gente que cree tener sentido del humor porque cuenta chistes. No, amigo, el sentido del humor lo marca tu reacción cuando el objeto de la broma eres tú. Si gastas bromas, pero te enfadas cuando te las gastan a ti, entonces NO TIENES sentido del humor. Te pongas como te pongas. Ya lo dije en un artículo previo.

Como dijo Pedro Vera (San Pedro del Pinatar, Murcia, 1967. Revista EL JUEVES, Ortega y Pacheco, Ranciofacts): «la prueba de que los murcianos tenemos sentido del humor es que seguís vivos».

Vamos a reirnos de Murcia, ¿por qué no? Tenemos nuestro peculiar acento (dejémoslo en peculiar, ¿vale?), y de ahí deriva el cliché de que somos paletos y que no sabemos hablar. Ok, no pasa nada. Cada comunidad tiene su propio cliché, como que los andaluces son vagos, los catalanes tacaños o los madrileños chulos, se confunde la parte por el todo y ya tienes un hilo del que tirar. Se han hecho chistes sobre ellos desde que el primer átomo de carbono se combinó con otro de hidrógeno comenzando el proceso que da origen a la vida en nuestro planeta, pero de Murcia no se hacían, Murcia era la gran olvidad, Murcia no existía. Ahora sí, gracias a los chistes, la gente puede localizar Murcia en el mapa como en su día ocurrió con Lepe.

Venga, sí, hablamos mal y somos unos paletos. Vamos a explotar el tema y tenemos para sacar horas y horas de chistes, risas y diversión aseguradas, y los de Lepe que agradecen dejar de ser el centro de atención. Oye, que yo mismo lo hago, me río de mí mismo y mis congéneres, y no pasa nada. Es una broma, y tenemos sentido del humor.

Lo que no entiendo es que se haya llegado a un punto en el que no hay chiste, simplemente se dice la palabra Murcia (murcianos, o cualquier otra derivación) y que el imaginario haga el resto. Eso ya es un chiste por sí mismo. Oye, que no se me ocurre como rematar esto, que mi cerebro limitado no es capaz de llegar a un remate en condiciones, ah, ya sé, meto la palabra Murcia y listo, jia jia jia, qué gracioso soy.

O sea, eres un paleto, haciendo un chiste con remate de paleto, en el que te ríes de otros paletos, ya que tú te crees menos paleto porque pronuncias las eses.

Eh, cómico paleto. No te ofendas, este artículo es una broma, no me río de ti sino contigo, igual que haces tú con tus chistes de paleto.

(By Antonio Castejo)

¿Sentido del humor?

frase copia

Hace unos días, en el programa El Intermedio, de La Sexta, Dani Mateo recurrió a los tópicos de la ruta del bacalao para hacer un chiste sobre la corrupción del PP valenciano, generalizando con que todos los valencianos son como Chimo Bayo, Rafa Mora o John Cobra.

Y como desgraciadamente ya nos esperábamos, las reacciones no han tardado en llegar, hasta el punto de que incluso hay gente ofendida que ha pagado anuncios de Facebook, gastando dinero de su propio bolsillo, para difundir el denigrante acto y criminalizarlo.

Acabáramos.

Que todos los valencianos no somos así, hay que denunciarlo, merece un castigo ejemplar para que no se vuelva a repetir, y se autoproclama humorista, exijo una compensación, te reto a un duelo a muerte al amanecer tras el convento de los carmelitas.

Hay que ser muy gilipollas. Y no lo digo por los valencianos. Este caso concreto es sólo un ejemplo, uno de tantos, de la falta de sentido del humor de este país. Claro que no todos los valencianos son así. Ni todos los catalanes son tacaños, ni todos los madrileños chulos, ni todos los vascos etarras. Soy murciano, y si tuviese que ofenderme por cada chiste gratuito que se hace sobre nosotros, estaría encabronado todo el día. Lo que pasa es que nos gusta mucho contar chistes de otros, ridiculizarlos, pero cuando nos toca a nosotros ya no nos hace tanta gracia. Que ninguno entendemos por qué se ofenden algunos musulmanes por las caricaturas de Mahoma, qué poco sentido del humor, pero a mí no me compares con John Cobra, que te desintegro la cara, nano. Sentido del humor no es saber contar chistes o gastar bromas. Sentido del humor es no sentirse ofendido cuando te toca a ti ser la víctima.

Por suerte no todo el mundo es así de imbécil. En dicho anuncio había muchos comentarios de valencianos que no se sentían ofendidos y que se habían reído con la sección de Dani Mateo. Ole ahí. ¿Que pasaría si los leperos denunciaran a todo aquel que contara chistes de Lepe? Muy al contrario, ellos mismos lo fomentan y lo celebran, una lección de sentido del humor en toda regla.

Por cierto, humor, parodia y caricatura están exentos en delitos de calumnias e injurias, así que suerte con la demanda.

(by Antonio Castejo)